¿Desde cuando para defender o reivindicar derechos de otros colectivos socialmente oprimidos se ha de estar en oposición a las políticas de igualdad y de discriminación positiva a favor de las mujeres?

Esto es lo que ha vuelto hacer el concejal no adscrito Sr. Luis Serrano Cuadra, en el debate de la mitad del mandato del municipio de Sant Feliu de Llobregat, celebrado en auditorio del Palau Falguera. Contestando a una pregunta del público, se reafirmaba en que es ético estar en contra de la discriminación positiva a favor de las mujeres.

El concejal no adscrito Luis Serrano Cuadra insiste en invisibilizar la violencia de género con sus declaraciones, que implican un nulo respeto hacia la ley vigente en materia de igualdad de género, y minimizan los asesinatos y la opresión sistemática que padece la mitad de la sociedad.

La pregunta textual fue:

Ante el asesinato de una vecina de Sant Feliu, usted dijo que ‘violencia es violencia, no a la discriminación positiva a favor de las mujeres’. ¿Considera que es una expresión y un comportamiento éticos por parte de un cargo público?

El regidor no adscrito, Sr. Luis Serrano Cuadra, contestó que sí consideraba ética su expresión de “no a la discriminación positiva a favor de las mujeres”, y justificó sus manifestaciones por la situación del colectivo LGTBI.

Recordemos que, precisamente estas manifestaciones realizadas por el Sr. Luis Serrano Cuadra a raíz del repulsivo asesinato machista de Cristina Gálvez en abril del año pasado, fueron una de las razones que motivaron la expulsión del ahora concejal no adscrito de la Coalición Electoral Junts per Sant Feliu. A raíz de dicha expulsión, ratificada en asamblea, el Sr. Luis Serrano Cuadra interpuso una denuncia en los juzgados de Sant Feliu de Llobregat contra varios miembros de la coalición, que aún está en proceso.

Desde la Coalición Electoral Junts per Sant Feliu, insistimos en condenar las manifestaciones del Sr. Luis Serrano Cuadra, así como su falta de sensibilidad y de respeto a la ley vigente en un tema tan crucial como la violencia de género.

foto2